fbpx
T enemos la oportunidad y el privilegio de recorrer gran parte de Sudamérica, estar con importadores, tiendas de carnes, supermercados, chefs, también intercambiar ideas con productores de carnes y desde luego con el actor más importante en esta cadena: el consumidor final. Cada experiencia compartida con todos ellos es de gran valor porque nos permite entender sus costumbres de consumo, qué necesitan y cómo podemos ayudarlos, pero también qué dudas tienen sobre nuestros sistemas de producción. Somos conscientes que tenemos una producción sostenible? Qué significa producir carne en forma sostenible? El concepto es mucho más complejo de lo que suena, pero lo podemos resumir diciendo, es producir más carne con menos recursos.

Es vital también poder contarles que ciertamente son “los procesos” utilizados los responsables de lograr un producto de calidad. Entender que nada es casual y que todo es consecuencia de una forma de trabajo responsable.
Sin embargo, lo que me preocupa profundamente es cuando esa historia quiere ser contada de manera incorrecta, fraccionada y tendenciosa con el fin de generar incertidumbre e inevitablemente no aportar claridad.
La industria cárnica en los Estados Unidos, es de las industrias más observadas y evaluadas en el mundo. El simple hecho de ser el mayor exportador de carnes rojas hace que todos los ojos se posen sobre uno.
Ya son varias las oportunidades en las que nos consultan sobre el “impacto ambiental” que ejerce la ganadería sobre nuestro planeta.

Replantearnos cómo vivimos, qué estamos haciendo y cómo podemos mejorar es parte de nuestra evolución y el reto que tendremos de por vida como especie. Empecemos por la pregunta más frecuente: el efecto invernadero y los gases de efecto invernadero. El efecto invernadero, es un fenómeno natural que incrementa la temperatura del planeta a causa de la radiación del sol, los gases de efecto invernadero retienen parte de esa energía generando que la temperatura de la atmosfera sea más alta.

Los principales gases

DEL EFECTO INVERNADERO SON:

 

Vapor de agua, ozono, oxido nitroso, dióxido de carbono y metano. La agricultura y ganadería tienen que ver con la producción de los dos últimos.
El dióxido de carbono es atrapado por las pasturas que comen las vacas. Las vacas a través de sus cuatro compartimientos en el estómago procesan estas pasturas y las conviertenenmúsculo. Comopartedeesteprocesoeliminanmetano,quetardamaso menos 10 años en regresar a su forma de dióxido de carbono y volver a ser atrapado por las pasturas. Iniciando el ciclo nuevamente. En cambio, el dióxido de carbono generado por los carros y la actividad industrial tarda en degradarse 120 años ya que las emi- siones han superado largamente la capacidad de las plantas y océanos de atraparlo.

Es bueno saber que mucho antes que entre en ebullición este gran “estallido ecológico”, la industria cárnica en los Estados Unidos ya estudiaba he implementaba medidas para tener una ganadería sustentable. Y sobre todo, entendiendo y siendo consciente de la responsabilidad que genera la huella de nuestros actos cuando son desmedidos, ambiciosos, irresponsables y totalmente fuera de control.

En este contexto, ¿has imaginado en algún momento que la carne es “más verde” de lo que piensas? Te invito a que analicemos los siguientes 4 puntos.

 

1- Ganadería sostenible, se produce más con menos
Estados Unidos produce aproximadamente 18% de la carne del mundo con solamente 8% del ganado a nivel mundial. Es decir, se produce más carne con menos animales.

2- Se necesita menos agua para producir una libra de carne comparado con muchos otros productos de consumo populares.

Por libra, la producción de carne requiere aproximadamente 441 galones de agua. Si bien esto puede parecer mucho, se necesitan 713 galones de agua para hacer una camiseta de algodón y 39,090 galones para fabricar un automóvil.

3- La carne de res alimentada con granos es más sostenible para el medio ambiente que la carne de res alimentada con pasturas.
De acuerdo con una investigación de la Universidad Estatal de Washington, se necesitan 226 días más para que el ganado alimentado solamente con pasturas alcance el peso del mercado comparado con el ganado alimentado con granos en la etapa final, lo que significa que cada libra de carne de vacuno terminada en granos requiere un 45% menos de tierra, un 76% menos de agua y 49% menos de alimento, mientras genera 51% menos estiércol y 42% menos metano.

4- Las operaciones modernas de ganado son más ecológicas que nunca.
Un estudio de la Universidad Estatal de Washington de 2010 examinó las prácticas de producción de carne de vacuno y descubrió que desde 1977, los avances en las prácticas de producción dieron como resultado un 13% más de carne con un 13% menos de animales. El estudio encontró que la producción moderna de carne utiliza un 30% menos de tierra y un 20% menos de alimento.

Más allá de todas las virtudes y el placer que nos provoca comer una buena carne, es importante que nosotros como consumidores, conozcamos lo que estamos comiendo y cómo se obtiene y se produce. Desde el USMEF y

mediante todas nuestras plataformas, hacemos un esfuerzo importante no sólo llevando a tu operación y tu mesa un producto sostenible y de calidad, también la mejor información para que seas un mejor consumidor y ciertamente, un guardián de nuestro planeta.

Fuentes:

NAMI- North American Meat Institute
FAO- Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Exportadores de carne vacuna americana

Nicolás
Diaz

Chef Ejecutivo U.S. MEAT SUDAMÉRICA

Leave a Reply